Balance 2019

Bueno, ¡parece que esto se ha convertido ya en una tradición! A continuación, las 10 cuestiones más reseñables para nosotros de lo que ha sido el 2019 en Sos del Rey Católico. El orden, más bien cronológico:

#1 Cuando moría el sol y llovían las estrellas
Ese fue el sugerente título de la charla que Mª José Martínez Uso y Francisco J. Marco Castillo dieron el 24 de enero en el Museo Arqueológico Nacional, dentro del programa «con C de Cosmos». ¿Y por qué lo destacamos? Porque uno de los testimonios medievales de los que hablaron fue el que conservamos grabado en piedra en Sos 🙂

#2 Un trocito de la historia de Sos del Rey 20180614_151102Católico
Eso es lo que hemos podido comprar en los puestos que la torre tejida ha montado en las distintas ferias y mercados que a lo largo del año se han celebrado (el nacimiento de un rey, feria de agosto y mercado prenavideño). Las tejedoras han puesto su tiempo, cariño y habilidad en reconvertir la torre en distintas prendas y en venderlas a todo el que ha querido adquirir un abrigadito recuerdo.

tambores#3 Al son de los tambores
Este año, la Asociación de Jóvenes se ha hecho cargo del grupo de tambores de Semana Santa. Han logrado involucrar a un mayor número de gente, de todas las edades, lo que ha supuesto un tremendo esfuerzo para conseguir el equipamiento y un montón de ensayos para lograr la coordinación que en la rotura de la hora nos puso a todos la piel de gallina. CORECCIÓN: Mi memoria de pez… el Grupo de Tambores es independiente, fueron dos personas de la asociación de jóvenes quienes se hicieron cargo de él este año.

#4 Reapertura del Aula Mentor
No quedaba mucho del curso escolar cuando se reabrió el Aula Mentor. Cursos presenciales, formación online… ¡es uno de los recursos esenciales para los que vivimos en Sos! Aunque Mª José dejó el listón muy alto, ¡Sara lo está haciendo estupendamente!

#5 Nuevo comercio en Sos
Pequeños electrodomésticos, menaje, utensilios de bricolaje y construcción… ¡todo eso y más podemos encontrarlo ya en Brico Mayayo!

Recreación#6 Época victoriana
El primer fin de semana de junio fue de lo más curioso y colorido gracias a Anacrónicos. Este grupo de recreación histórica eligió la villa de Sos para reunirse, y fue como tener una mini máquina del tiempo para viajar al siglo XIX. La verdad, el que existan personas con aficiones tan curiosas e interesantes, ¡me reconcilia con el mundo!

#7 Guardianes del portal
Cómo fabricaban el nido, incubaban la puesta, nacían los polluelo e iban creciendo… ver el proceso de los pájaros que eligieron el Portal de la Reina como su casa ha sido una de las mejores cosas del 2019 (ya, que sigo siendo «de ciudad» para muchas tontadas).

#8 Tejado
No todo lo que ocurre es positivo. Desafortunadamente, nos hemos acostumbrado a ver ruinas y casas abandonadas al pasear por Sos del Rey Católico, pero el que se cayera el tejado de una casa en plena calle mayor ha sido todo un mazazo, un recordatorio de que cada vez somos menos las personas que vivimos (todo o parte del año) en Sos.

#9 Feria de agosto
Aunque es una actividad que lleva desarrollándose desde hace más de 20 años, la destacamos en este 2019 por el giro temático que se le ha dado. Porque es necesario evolucionar: comenzó siendo «de alternativas rurales», luego fue «medieval», y la intención es orientarla más hacia el arte.

#10 Sos en vivo
Terminamos con la nueva propuesta cultural del 2019, el festival de música Sos en Vivo impulsado por la asociación de empresarios turísticos.

¿Qué sorpresas nos deparará el 2020?

Ni vacía ni vaciada. La España que hemos vaciado

El tema de la despoblación está actualmente en numerosas bocas y mesas, pero es algo sobre lo que se lleva reflexionando en los pueblos desde hace muchos años. Es innegable  que ha sido esencial el libro de Sergio del Molino para dar visibilidad al “problema”, lo leímos hace tiempo en el Club de Lectura de la biblioteca municipal y nos pareció clave para entender cómo hemos llegado a la situación que vivimos hoy en día.

¿Qué hacer? ¿Cómo revertirlo? Revertirlo, volver a la distribución de la población de la primera mitad del siglo XX no me parece factible. Los modos de subsistencia han cambiado de tal manera que no creo que haya marcha atrás. E intentar “vender” la vida en el mundo rural como una especie de Walden me parece un error, pocos Thoreau hay.

¿Y ya está? ¿nos cruzamos de brazos y aceptamos el inexorable destino? Ni hablar.

Me gustaba el “vacía”, era la constatación de un hecho. Pero si nos ponemos a dar vueltas al lenguaje, hagámoslo mejor. “Vacía” ¿por arte de magia? “vaciada” ¿por otros? En el primer caso, que sean los hados los que lo solucionen de ser necesario. En el segundo caso, que sean “otros”, los que la han vaciado, quienes lo arreglen. Así que me quedo con «la España que hemos vaciado». Porque si ese “hemos” nos implica a todos en el problema (en caso de que así se considere), nos impele a todos a ser parte de la solución.

¿Eso significa cambiar de vida e irnos a un pueblo? Bueno, es una opción*. Posiblemente, los miles de personas que cada año visitan Sos del Rey Católico, que se alojan en los establecimientos, comen o toman algo en bares y restaurantes, compran en las tiendas… no son conscientes de que ayudan –y mucho- a afianzar la población en el medio rural en el que estamos.

ventanaNo digamos ya los que deciden rehabilitar o mantener aquí su casa familiar, que vienen cuando pueden y no traen el maletero cargado de compra sino que consumen en los establecimientos de la villa.

Evidentemente, en un pueblo no puedes comprar todo lo que necesitas o quieres, y el desarrollo de las ventas por internet nos ha facilitado la vida notablemente. Sin embargo, ¿comprar en Am-z-n una crema que puedo comprar en la farmacia por ahorrarme 1,5 €? No me parece un ahorro ni siquiera mínimamente significativo comparado con las ventajas de poder tener una farmacia cerca. Es sólo un ejemplo, y aplicable también a las ciudades. Que luego nos quejamos de que en el barrio sólo hay peluquerías y casas de apuestas.

Pueden parecer cuestiones pequeñas, y lo son si las vemos de manera individual. Pero en un lugar como Sos del Rey Católico donde el censo de población ha bajado un 22% en 15 años (de 754 en a 2002 a 588 en 2018), cada persona cuenta. Y mucho.

Vivir y sobrevivir. Captáis la diferencia, ¿verdad? Para sobrevivir se necesita un lugar donde vivir, trabajo para poder mantenerse y contar con servicios básicos (colegio, médico… y comunicaciones). Aquí las instituciones pueden hacer mucho, o muchas cosas distintas: fomentar la rehabilitación de casas para alquiler, mejorar el transporte público (o más bien, evitar que siga empeorando), acuerdos con las compañías de telecomunicaciones para las ampliar la cobertura móvil y la señal de Internet, establecer distintos medios de financiación municipal para que se pueda disminuir el IBI (en Madrid es el 0,51% del valor catastral, en Sos el 0,66%), plantear bonificaciones en la cuota de autónomos para los que ejercemos la actividad en entornos pequeños…. Ojo, considero que las actuaciones de las distintas instituciones ya hacen y han hecho por atender a la población que vive más allá del límite de las ciudades. Pero hay un amplio margen para seguir actuando, de verdad, no con algunas de esas ideas “peregrinas” que leo como parches o soluciones a la despoblación.

Casas

*Opción. Vivir. Las chicas de la familia hemos salido rurales. Yo llevo tiempo afincada en Sos, y mi hermana vive gran parte del año en el pueblo del Pirineo de donde procede la rama de mi abuela paterna. Esto creo que es una cuestión de carácter y un poco de suerte.

Vivir implica tener opciones de aprendizaje, desarrollo personal y ocio. Biblioteca municipal, escuela de música, actividades organizadas por distintas asociaciones (¡qué pena que las clases de baile sean el sábado a la tarde!), aula mentor, polideportivo… y la ventana que supone la pantalla de un ordenador. Implica además tener un entorno social de anclaje, y para las personas que aterrizan en un pueblo, el abanico de actividades permite establecer lazos y aficiones más allá de compartir una copa en un bar. Un poco de suerte para encontrar personas afines marca una gran diferencia.

Evidentemente, hay momentos de bajón, algún instante de aburrimiento y sensación de soledad. Pero ni más intensos ni más frecuentes que cuando vivía en Donosti. Vivir en una ciudad no garantiza una vida plena. Y sin embargo, por el mayor impacto que se puede tener, en un entorno rural parece más fácil alcanzar una vida lograda (concepto de Alejandro Llano plasmado en el libro de ese mismo título).

_____________

Estarás o no de acuerdo con lo aquí expuesto, es mi reflexión personal, basada en mi propia experiencia, y escrita no el momento más optimista respecto a mi entorno. Centrarse en lo positivo, intentar minimizar el impacto lo que no nos gusta y hacer por cambiar o mejorar aquello que podamos me parece una actitud clave viva uno donde viva, pero más aún en el medio rural.

Poniendo campanas

Cuando estudiaba arte medieval en la carrera, nos hablaron de la importancia de las campanas en las iglesias, que marcaban el ritmo de vida y servían de aviso de acontecimientos. El construir para ellas una torre campanario o una espadaña venía determinado por el gasto de material. La torre necesitaba más piedra (y tiempo para construirla) que una espadaña.

Tiene sentido ¿verdad? Pero entonces descubrí Sos del Rey Católico…

Sos del Rey Católico

La iglesia de San Esteban tiene ¡2 espadañas! y la más grande diría que mide cerca de 15 metros de alto (la torre del castillo mide 20). Durante años le di vueltas, porque no me parece que toda esa estructura necesite menos piedra y tiempo para construirla que una torre campanario.

espadana-02Cosas de la vida, ahora desde casa veo constantemente la espadaña, así que creo haber resuelto el misterio.

Se percibe en especial cuando ha llovido y la piedra resalta más por la humedad. ¿Lo veis? ¿notáis la diferencia en la piedra? se ve una estructura triangular, más pequeña, «dentro» de la espadaña que tenemos actualmente. Más clarita y con las piedras más rejunteadas.

Imagino que en origen la espadaña sería esa más pequeña hoy camuflada en el muro, y que durante las ampliaciones de la iglesia en el siglo XVI se recrecería hasta convertila en la que vemos hoy en día, parte esencial del contorno de Sos del Rey Católico.

Escribir un blog

No es la intención de esta entrada recibir palmaditas en la espalda y que penséis “¡ala! ¡cuánto se esfuerza!”. ¡La escribo para animaros a escribir y mantener vivos vuestros propios blogs!.

“Para ti es muy fácil”

Me han dicho esa frase en varias ocasiones… ¿fácil? Sí es cierto que ya llevamos aquí un tiempo, y hay cosas que he ido probando hasta encontrar la manera más eficaz y agradable para mí. Y os voy a contar mi proceso, por si pudiera serviros también a vosotros.

1.- Inspiración

El primer escollo suele ser “¿de qué escribo?”. Yo tengo una libreta de ideas (te recomiendo encarecidamente que te hagas con una) y me encanta la frase “si llega la inspiración, que me pille trabajando”. Pero, ¿llega o hay que ir a por ella? De todo un poco.

  • Estando de cara al público, las preguntas y conversaciones siempre son un buen punto de partida.
  • ¿Qué te interesa? ¡aprende! Muchos de los variados intereses que me van surgiendo, aunque a priori no tengan mucho que ver con el tema que tratamos en los medios sociales de Ruta del Tiempo, acaban plasmándose de una manera u otra en las publicaciones que realizo.
  • ¡Sal a pasear! Si escribes sobre Sos del Rey Católico, evidentemente por Sos, pero también por los alrededores, por lugares más lejanos… Activar las piernas y despejar la mente deja paso libre a ideas insospechadas. Y aprovecha el paseo para hacer fotos. ¿En ese momento no se te ocurre nada? No te preocupes, mira las fotos al tiempo: seguro que algo nuevo ves, te surge una nueva pregunta, igual hay una estupenda que por si sola merece una publicación…. Y si tampoco ocurre eso, ¡sal a pasear de nuevo!
  • Visita exposiciones y museos, descubre otras localidades… aquí enlazamos el aprender y el pasear.
  • Estate al tanto de actividades y efemérides relacionadas con los temas que tratas.
  • Planchar. De manera inesperada, un buen puñado de ideas se me han ocurrido así (si quieres, te paso unos cuántos juegos de sábanas para planchar. Sólo por ayudarte a inspirarte 😉 ). Hace poco leí que a Agatha Christie se le ocurrían los mejores asesinatos para sus novelas… ¡fregando platos!

ESCRIBIR BLOG

2.- Escribir

Cuando releo mis primeras entradas (o incluso alguna más reciente) me dan ganas de borrarlas. Nunca lo he hecho, porque para mi misma son un recordatorio del proceso de aprendizaje. Todo lo que cuento en este post no valdrá de nada si no te digo, casi a gritos: ¡LEE! Evidentemente libros, pero también otros blog y publicaciones en redes sociales. Así, leyendo y escribiendo, poco a poco encontrarás tu forma y estilo. Ni la mejor ni la peor, la tuya.

Muy pocas de las entradas de este blog están directamente escritas y publicadas. De las cerca de 190 que hay, podría contarlas con los dedos de una mano. Mi proceso habitual:

  • Una vez que cojo una idea, empiezo a redactar en un procesador de textos (vale, en Word). Así intento ordenar lo que quiero decir, me doy cuenta de la información que me falta por saber para resultar clara, y si mi cabeza va más rápida que mis dedos y cometo algún error ortográfico, el programa me da un tirón de orejas en forma de subrayado rojo.
  • Me olvido de lo escrito. Lo vuelvo a mirar pasado un tiempo (a veces una horas, algún día, o en ocasiones meses). Así voy viendo si me convence, si quiero cambiar algo, si he repetido sin querer la misma palabra 5 veces en un párrafo… y a pesar de eso, ¡alguna se me pasa!
  • Una vez lo tengo casi claro (a veces, después de olvidarme y volver varias veces), lo copio a una entrada del blog, añado las imágenes, pienso las etiquetas… Y le doy a vista previa. En bastantes ocasiones, lo considero ya listo para publicar.

Pero a veces… no me convence. O porque me falta información, o por la redacción, o porque no encuentro la foto apropiada, o porque ese día estoy nublada y nada me satisface. Así que se queda en “borradores”. Y entramos de nuevo en el ciclo de olvidarse de él, volver a mirarlo al tiempo, cambiar lo necesario, decidir si me convence, lo que me lleva a publicarlo o a olvidarme nuevamente de él, etc., etc. Créeme si te digo que alguna de las entradas la he revisado más de 30 veces antes de publicarla (no es un número al azar, WordPress me dice la cantidad de veces que he entrado y modificado un post).

“¿Y todo esto vale de algo?”

Entiéndeme. Los huéspedes me permiten pagar las hipotecas y gastos, gracias a ellos tengo el privilegio de vivir en Sos del Rey Católico. Pero si consideras el “valor” sólo en términos económicos, no vamos a poder tener una conversación, ya que nuestra forma de ver la vida va a resultar demasiado diferente.

Soy consciente de que un porcentaje de las personas que se alojan en Ruta del Tiempo nos han encontrado y elegido a raíz de la actividad en medios sociales. Pero eso lo considero una grata consecuencia, no un objetivo.

Esencialmente, “todo esto” lo hago por egoísmo. Me divierte, me activa, me motiva para aprender y descubrir.

Si al compartirlo, a ti –lector- logro divertirte, enseñarte o sorprenderte… un plus.

Si a raíz de esto alguien descubre Sos del Rey Católico y decide pasar unos días en Ruta del Tiempo, me ayuda a seguir viviendo aquí y conocerle seguro que me resultará enriquecedor… dos plus.

ESCRIBIR BLOG2Todos tenemos temporadas más tranquilas o desbordadas, más inspiradas o en las que funcionamos con las pilas bajo mínimos. No te preocupes, intenta buscar un instante creativo sin ser demasiado duro contigo mismo, aunque nunca salga de “borradores”. Si estás en racha, aprovecha y guarda todo lo que salga de tu teclado para próximas publicaciones. Y por supuesto, ¡disfruta del proceso!.

Guardianes del portal

general-portalLos habitantes de Sos del Rey Católico siempre han sido muy apañados.

Un ejemplo. A lo largo de los siglos se han construido casa junto a la muralla y los portales, ahorrándose así la necesidad de edificar una de las paredes.

Aunque ahora la normativa hace que nos resulte inconcebible que alguien construya  utilizando uno de los portales, unos veraneantes, con discreción, ¡han edificado su casa en el Portal de la Reina!

A pesar de que está muy camuflada, he tenido la fortuna de ver gran parte del proceso: como construían el nido, a la mamá vencejo (creo que son vencejos) empollando los huevos, a las pequeñas crías asomándose…

He tardado un poco en contaros esto que me lleva teniendo semanas maravillada porque uno de los días que fui a sacar fotos, me di cuenta de que los polluelos confundían el click de la cámara con su madre acercándose a alimentarles. ¡Se asomaban tantísimo que temí que se cayeran!.

volandoAsí que, ahora que las crías ya son algo mayores y vuelan, me alegra presentaros a los nuevos guardianes del Portal de la Reina 🙂

Animalillos en Sos del Rey Católico

Al hablar de Sos del Rey Católico es fácil dejarnos llevar por su historia, arte, la belleza del conjunto monumental… pero entre sus piedras encontraremos también animalillos que nos regalarán momentos sorprendentes.

mariposaAquí tenemos a una mariposa macaón o “colas de golondrina” (papilio machaon) en la lavanda que se encuentra subiendo hacia el castillo. ¡Merendando! Tenía yo un poco olvidado lo aprendido en el colegio, así que ha sido una sorpresa ver cómo con la espiritrompa libaba el néctar de la flor de lavanda.

mariposa2La foto ha sido fruto en parte de la suerte, ya que mientras está nectando no para de mover las alas, para evitar que su peso venza a la planta de la que está alimentándose.

En las nubes

Esta temporada he decidido dar un paso más, no sólo quedarme obnubilada mirando el cielo de Sos del Rey Católico, sino aprender algo sobre los distintos tipos de nubes que hacen cada día distinto lo que vemos por la ventana. Y ya de paso, averiguar qué cambios en el clima anuncian. ¡En menudo lío me he metido yo sola!

Altocúmulos teñidos por la luz del amanecer

Altocúmulos teñidos por la luz del amanecer

Lo primero, ¿qué son las nubes? Acumulaciones de diminutas gotas de agua líquida (o hielo en mayor altura) en suspensión, que miden entre 0,2 y 0,3 mm. de diámetro. Cuando esas gotas aumentan de tamaño a 1-1,5 milímetros, caen en forma de lluvia. Al darles el sol reflejan todos los colores visibles de la luz, y como todos se mezclan, las vemos de color blanco.

Siguiente paso, ¿cómo se forman las nubes? Por si tienes tan olvidado como yo lo que aprendiste en el colegio, hagamos un pequeño repaso. El sol calienta la tierra y el agua que hay en ella, de manera que un bloque de aire húmedo y caliente, al ser menos denso, comienza a ascender. Esto no produce un vacío, sino que esa masa de aire es reemplazada por otra más fría y densa.

Nuestra masa de aire caliente va subiendo, subiendo… al subir se va enfriando, hasta que se convierte en vapor de agua. Ese vapor de agua no lo vemos hasta que llega al llamado “punto de rocío”. En ese momento el vapor de agua se condensa, formando lo que percibimos como nubes.

Ahora, me surge una pregunta: si al seguir subiendo se sigue enfriando ¿por qué no empieza a bajar? Resulta que ese proceso libera energía, que a su vez genera calor, por lo que el aire vuelve a subir y se forma una nube cada vez más grande.

Y llegamos al meollo del asunto. La clasificación. Los humanos somos así, nos encanta estructurar y clasificar los conocimientos, parece que de esa manera los entendemos mejor y a veces nos facilita una falsa apariencia de control (también somos ilusos).

La clasificación esencial de las nubes atiende a la altura en la que están formadas. Además, en función de su forma hay dos grandes subgrupos: estratiformes, aquellas que están paralelas a la superficie de la tierra, estratificadas y cumulifomes, de desarrollo vertical. Empezamos con estas últimas

V. Nubes de desarrollo vertical

Realmente, estas son las nubes a las que haría esencialmente referencia el proceso que hemos explicado un poco más arriba.

V.1 Cúmulos

En algunas páginas consultadas los cúmulos aparecen en el grupo de nubes bajas, y es que se forman por debajo de los 2 km. ¿Cómo son? ¡dibuja una nube! ¡dibuja el humo de una chimenea! Casi seguro que has ambos casos has dibujado un cúmulo. De bordes definidos y aspecto algodonoso, es el “prototipo” de nube.

cumulo-chimeneaDependiendo de lo inestable de la atmósfera, pueden seguir creciendo. Seguro que has visto esas nubes que crecen y cuya parte superior tiene forma de coliflor. Eso sería un cumulus congestus, cuya altura puede alcanzar los 5-6 kilómetros.

cumuloV.2 Cumulonimbus

Sería algo así como un cúmulo sobrealimentado de humedad y aire caliente. Aunque la base está a unos 2 km. del suelo, la cima puede alcanzar los 15-20 kilómetros de altitud. Cuando termina de desarrollarse, la parte superior adquiere una forma de yunque.

Como imaginarás, estás nubes traen consigo lluvia, truenos y relámpagos.

Aunque habría que confirmarlo viéndolo de lejos, este nubarrón que de pronto oscureció el día me parece a mi que fue un cumulonimbus

Aunque habría que confirmarlo viéndolo de lejos, este nubarrón que de pronto oscureció el día me parece a mi que fue un cumulonimbus

A. Nubes altas (formadas a más de 5 km de altura)

Si has leído con atención la primera parte del post, podrás contestar a una sencilla pregunta: dado que estas nubes se forman a grandes alturas, ¿están formadas de gotas de agua o hielo?

A.1 Cirros

La palabra cirro viene del latín “rizo”, y a este tipo de nubes se les conoce también como “colas de caballo” o “rayas de verano”. Son nubes blancas, transparentes, como si estuvieran pintadas con espray. Filamentos largos y delgados, más o menos ondulados, distribuidos en líneas paralelas más o menos regulares.

cirros-plazaSi vemos poquitos, lo justo para dar color a un trozo de cielo, son síntoma de buen tiempo. Pero si van aumentando y avanzan organizados, indican que se aproxima una borrasca.

A.2 Cirrocúmulos

Cuando un cirro o cirrostrato se calienta levemente desde abajo, es como si se partiera en nubecitas más pequeñas, onduladas. Visualmente pueden asemejarse a los altocúmulos de los que luego hablaremos, pero están a mayor altura y no tienen sombra propia.

nubes-cirrocumulos2

En varias ocasiones he dudado sí serían cirrocúmulos u otro tipo de cúmulos, pero estoy casi segura con esta foto, y es que las nubecillas se fueron disolviendo frente a mi convirtiéndose en cirros.

A.3 Cirrostratos

¿Sabes esa nube que forma un halo alrededor del sol o la luna? halo¡esa es un cirrostrato! Visualmente son como un velo blanquecino que cubre todo o gran parte del cielo. Yo no lo había escuchado, pero hay un dicho latinoamericano que dice “círculo en el sol, aguacero o temblor”. Y es que suelen derivar de los cirros cuando se aproxima un frente cálido, lo que las hace evolucionar a otro tipo de nube y provoca precipitaciones moderadas.

.

.

M. Nubes medias (formadas a una altura de 2 a 5 km de altura)

M.1 Altocúmulos

En una nube formada por un montón de pequeñas nubecidas algodonosas, de aspecto más compacto que los cirrocúmulos. Además, la nube tiene «tonos» (partes más oscuras), lo que no ocurre con los cirrocúmulos. En Sos me dijeron un dicho asociado a estas nubes, “cielo aborregado suelo mojado”. Y efectivamente, cuando todo el cielo está lleno de este tipo de nubes, suele ser señal de que un frente frío se aproxima y de que habrá lluvias posteriores. Pero, ¡hacen que el cielo luzca precioso!

altocumulos (creo)

M.2 Altostratos

Capa grande de nubes, de tono grisáceo, que cubre casi todo el cielo, aunque hay partes más finas que permiten ver vagamente el sol a través de ella.

Suelen ocasionar lluvias continuas

altoestratos

¿Capa de altrostratos vista desde Sos al amanecer?

B. Nubes bajas (a menos de 2,5 km de altura)

B.1 Estratos

Son esas nubes bajas “sin forma de nube”, que a nivel de suelo producen la niebla. ¿Esos días tristones en los que el cielo está gris? Estratos sobre nuestras cabezas

estratosB.2 Nimbostratos

Su base suele estar en torno a los 2 km., pero se podría considerar tanto una nube baja como media. Como los estratos, es una capa continua de nubes, pero con mayores matices de opacidad (zonas más oscuras), y bloquean del todo la luz solar.

nimboestratosVienen siempre acompañados de lluvias, continuas aunque no muy intensas.

B.3 Estratocúmulos

Parecido a los altocúmulos, pero las nubes individuales son de mayor tamaño (las vemos mayores al estar a menor altura). Igualmente es una masa grande, son nubecidas redondeadas agrupadas entre las que podremos ver el cielo. E igualmente suelen ser preludio de un peor tiempo.

estratocumulos

***

Como primera aproximación suficiente, porque cada tipo tiene unos cuantos subtipos… Os cuento lo que he logrado entender, pero es más que posible que en algo me haya equivocado, si detectáis algún error, ¡decirlo en los comentarios y corregiré lo necesario!

¿Cuánto tiempo tienes…

… para descubrir Sos del Rey Católico?

Un parde horas Qué ver, qué visitar y qué hacer en Sos del Rey Católico dependerá del tiempo que tengas disponible. Sean unas horas, o toda una vida, disfruta callejeando por la villa medieval y déjate encandilar por uno de los pueblos más bonitos de España. ¡Cuidado!, puede pasarte como a mi, que vine de visita… ¡y aquí me quedé! 🙂