Marcas y medidas

Voy a contar y a aventurar una explicación a algo que me ronda la cabeza desde la última vez que fui a Jaca. Vamos por partes…

Como igual sabes, en la fachada sur de la catedral está grabada la longitud de la vara aragonesa, en el soportal llamado “lonja chica” para diferenciarlo de la lonja principal. Pero además de las medidas de longitud, hay dos preciosas marcas talladas: una b gótica y una cruz patriacal (emblema del escudo de Jaca).

vara-jaca

 

Sabrás si conoces Sos del Rey Católico, que aquí tenemos también dos espacios donde se realizaba el mercado en la Edad Media, la lonja y el soportal de la plaza de la villa, ¿verdad? (en un rato volveremos sobre ello)

lugares-mercado

 

Recordarás si nos lees, que en Sos (como en otros lugares) existía la figura del Almutazaf, el oficial del mercado encargado entre otras cosas de vigilar los pesos y las medidas. Y sabemos que ya te has fijado en la medida de la vara aragonesa que también tenemos grabada en el soportal.

Pero posiblemente no hayas caído en que no sólo se comprobaban medidas de longitud. Había pesos y medidas oficiales de la villa, que era las que tenía el oficial y que al finalizar el tiempo de su cargo debía devolver al concejo para que fueran entregados al nuevo almutazaf. En un documento de 1484 se recoge el inventario de  los pesos y medidas que Eximen Chorrino (oficial del pasado año) entrega, y que pasan a manos de los nuevos almutazafes, Sancho Guerrero y Martin Pintano.

Y probablemente te suenen a chino los utensilios que entrega el oficial saliente:

-1 fanega (medida de capacidad para granos, en Zaragoza equivalía a 22,42 litros)
-1 cuartal (1/3 de una fanega)
-1 almud (1/4 de cuartal)
-1/2 cántaro cobre (medida de capacidad para vino, 9,91 litros)
-Unas balanzas
-Un marco en el que hay 7 piezas, del que faltan la más grande y la más pequeña
-Un sello de hierro para marcar las medidas

Fanega y cuartal realizados por tallerdeboj

-Un condo de hierro (platillo de balanza)
-2 piezas de 3 libras (una libra equivale a 16 onzas, y en Zaragoza tenía un peso de 350 gramos)
-3 piezas de una libra
-1 pieza de 6 onzas
-2 piezas de 6 onzas
-1 pieza de 2 onzas
-1 pieza de 1 onza
-1 pieza de ½ onza

 

Como habíamos anunciado, volvemos a los lugares de mercado de Sos del Rey Católico… y es que difícilmente te habrás fijado en las marcas, similares a las de Jaca, que encontramos en ellos grabadas. Las de la lonja están bien visibles, en la clave del arco que da acceso al soportal, encontramos una s y una flor de cuatro pétalos bajo el escudo con las siglas «IHS». La del soportal de la plaza se encuentra un poquito más escondida… en el lugar donde se unen los dos arcos interiores, en la cara contraria a donde encontramos la hendidura de la vara, volvemos a encontrar grabada la flor de cuatro pétalos.

marcas mercado

¿Adónde queremos llegar? Te preguntarás. Pues bien, lo lógico es deducir que los patrones oficiales de la villa debían estar marcados de alguna manera, más aún cuando entre los utensilios encontramos un “sello de hierro para marcar las medidas”.

Sin una descripción del sello ni haber llegado hasta nosotros los patrones oficiales es imposible confirmarlo al 100%, pero ¿no sería lo más probable que esa pequeña flor que encontramos en la lonja y el soportal fuera la señal con la que se marcaban los patrones oficiales de medidas? Cuantas más vueltas le doy (y le llevo dando vueltas un buen tiempo), ¡más claro lo veo!

¡Feliz camino!

Un legado de fe, de perdón y de cobijo; un adiós y un saludo; un conjuro contra todos los males, desde las tormentas hasta la brujería* ¿Aún no lo has adivinado? En este post, hablamos de cruceros.

Si aún hoy en día hay personas que se santiguan al moncrucero-partestarse en un autobús para emprender un viaje, imagina la incertidumbre y tensión que podían suponer los desplazamientos hace siglos… A finales de la Edad Media y durante la Edad Moderna era difícil emprender un viaje sin encontrar por el camino, en las encrucijadas o en los límites de los municipios, cruces que serían punto de encuentro, señales que ayudaban a reconocer el terreno, y lugares idóneos donde descansar o agradecer que el viaje hubiera terminado sin contratiempos.

Similares a los cruceros encontraríamos además peirones, que incluían una hornacina en la que se cobijaba la figura de un santo. Y mala señal (¿o tal vez buena como ejemplo de justicia? quien sabe) si al llegar a un lugar en la entrada veíamos un reo expuesto al escarnio público en una picota.

¡No temas! Ni cabezas de ajusticiados ni reos anclados encontrarás al llegar a Sos del Rey Católico, pero sí te darán la bienvenida tres cruceros ¡aunque ninguno de ellos está en su lugar original!

El menocrucerovalentunanas visible de todos es el que se encuentra junto al Portal de Jaca, que se encontraba en el camino a Valentuñana y Navardún, en una partida llamada “de Portillas”. Está dedicado a San Juan, cuya figura encontramos en el fuste octogonal. El artista no debía confiar mucho en el ojo o conocimientos de quien se lo encontrara, de manera que para que no hubiera duda de la abvocación colocó al santo escribiendo (los evangelios), a sus pies talló un águila, y por si acaso, abajo grabó JOAN.

Si nos fijamos en la grada (moderna, al igual que la cruz que lo remata), veremos en 3 de sus esquinas lo que bien pudieran ser basas de otros tantos cruceros.

crucero-zaragozaJunto al Portal de Zaragoza nos da la bienvenida a la villa un crucero que originalmente se encontraba junto al cementerio viejo. De esbelto fuste acanalado, rematado por una cruz de forja (seguramente posterior), se asienta en una basa decorada cuyo estilo parece permitirlos datarlo en el siglo XVI.

La mayoría de cruceros, peirones o humilladeros eran edificados por personas o familias concretas, como forma de agradecimiento o afán de colaborar en la señalización de caminos. Y así llegamos al tercer crucero de Sos, el que se encuentra junto al Portal de la Reina, que fue mandado hacer por Pero Guerrero (Pero Guerrero me fizo fazer). En origen estaba junto al cementerio nuevo, y es único que tiene (o conserva) capitel. El análisis de las figuras del capitel lo dejamos para otro post 😉

peroguerrero

*Palabras de Fernando Videgáin Agós en su publicación sobre cruceros de Navarra.

¿Quién es Mina?

En el Portal de la Reina, en las dovelas de la puerta que está bajo el matacán, encontramos dos inscripciones ¡escritas en francés!. Aunque tienen algún error ortográfico y gramatical, podemos traducirlas al castellano… A la izquierda, tras un pequeño texto ilegible está el año 1812, y en la dovela inferior, mierda para los voluntarios de Mina. A la derecha, veneno para Mina.

inscripciones

Y ahora, la inevitable pregunta es “¿quién es Mina?

Francisco Xavier Mina nació tal día como hoy, en 1789, y es un personaje clave para la Guerra de la Independencia en esta zona. Desde que empezara a organizar la guerrilla en agosto de 1809 hasta que fuera apresado a finales de marzo de 1810, con apenas 3.000 hombres puso en jaque a los 30.000 del regimiento francés en Navarra. Ahí es nada.

Las “gatadas” del guerrillero y sus voluntarios trajeron de cabeza a los hombres de Napoleón, ¡precisamente buscándole tomaron la villa de Sos en enero de 1810! Anécdotas hay un montón, recogidas en libros y transmitidas oralmente… aunque no tengo demasiado claro que sea cierta, me encanta la que dice que el regimiento francés de Sos hubo de ir unas semanas en calzones porque los guerrilleros habían interceptado en la zona de Sangüesa el cargamento donde les llegaban los uniformes.

¿Pero qué paso tras la captura de Mina? ¿se acabo la guerrilla? ¡NO! Paso a ser capitaneada por su tío, Francisco Espoz y Mina (“el general Mina”), quien liberó Sos del Rey Católico en el año 1813. Pero eso será en otro post… 😉

Lo que está claro es que –estuvieran en calzones o con uniforme- los franceses, en especial el que (imagino que durante una guardia aburrida) dejó grabados los textos del Portal de la Reina, estaban hasta el moño de los Mina y sus voluntarios.

frances01

Nota a modo de bonus track: Si sigues este blog ya sabrás que durante una década estuvimos realizando visitas guiadas por Sos del Rey Católico… Pues bien, mientras que la inscripción de la izquierda ya estaba descifrada, no había manera de averiguar qué ponía en la de la derecha, así que al explicar esa parada, cuando la luz nos acompañaba, la señalaba diciendo que no habíamos logrado leerla, e invitaba a los visitantes a que lo intentaran… y de pronto, un día, ¡una mujer del grupo la leyó! Desde aquí, mil gracias a esa persona anónima que nos ayudó a conocer un poco más de la historia de Sos.

¡Feliz día del libro!

La última edición del diccionario de la RAE cuenta con más de 93.000 entradas, miles de palabras fruto de la agrupación afortunada de las letras el abecedario (que, por cierto, aunque en mi época eran 28, ahora son 27… la “ll” no es una letra, Plutón no es un planeta…). Esas palabras, en manos-lápices-teclados apropiados, se convierten en millones de historias inolvidables, crean lugares, situaciones y personajes que nos acompañarán para siempre una vez los hayamos conocido.

Sin por ello restar mérito a los autores que combinan las palabras, ni a las palabras en sí mismas, quiero dedicar esta entrada a las letras del abecedario. Las conocimos en los libros y cuadernos del colegio, pero son capaces de estar en mil y un sitios a la vez. Aquí tienes el abecedario de Sos del Rey Católico…

abecedario

La A es una marca de cantería en las ampliaciones del siglo XIV del túnel de la iglesia de San Esteban; B en los carteles que señalan los distintos barrios de Sos del Rey Católico; C de los azulejos que tienen algunas casas con el número de la misma (¿por qué la mía es la 99?); aquí tenemos dos en una, D/E en la inscripción en francés que está en el Portal de la Reina; la F de Fernando el Católico, en la placa conmemorativa que hay en el Palacio de Sada; G en uno de los grafitis realizados como atrezo para el rodaje de La Vaquilla; una preciosa H gótica en la inscripción del eclipse en el soportal de la plaza; I en el barrio judío; J de una se las frases grabadas en el XVI en la fachada del Ayuntamiento; la K vuelve a ser una marca de cantería, en los ábsides de San Esteban; L de Luis García Berlanga, quien en el verano del 84 rodó en Sos del Rey Católico la Vaquilla; la LL (vale, ya se que no es una letra…) la encontramos en el antiguo buzón situado en el soportal de la plaza; M del cartel de forja que anuncia la Tienda-Museo 😉 ; la N estaba cansadita, y nos aparece en el suelo, en el empedrado de la calle Larraldía; la original Ñ marca el año de una casa de la Plaza de la Sartén; esta O es poco conocida, está en el crucero situado junto al Portal de la Reina; la P de Palacio de Sada, casa natal de Fernando el Católico; de nuevo la Q en la fachada de la casa de la villa; la R más escondida de Sos está en el texto situado con el escudo de Sos en el alero del Ayuntamiento; S hay muchas por Sos, ¡en todas las tapas de alcantarillas!; T también hay unas cuantas, pero nos quedamos con la de la inscripción al final del túnel de la cripta; la U está en el interior de la biblioteca, en uno de los grafitis del suelo de la época de la guerra civil; V de medieval, la palabra que mejor define Sos del Rey Católico; la W ha sido complicada, pero la hemos encontrado leyendo a Oscar Wilde en el patio de Ruta del Tiempo; esta X ayuda a presentar a una de las estatuas columnas de la portada románica de San Esteban; y la Z se la dedicamos a Isidoro Gil de Jaz, personaje ilustrado que creó una fundación que aún hoy sigue trabajando por el beneficio de la villa de Sos.

Portal del Mudo

La verdad es que comparándolo con otros lugares, con lo intensa que ha sido la historia de Sos del Rey Católico, son pocas las leyendas que han llegado hasta nosotros. Una de ellas, de lo más truculenta, es la que da nombre a uno de los portales, el Portal del Mudo.

Durante la Guerra de la Independencia, desde enero de 1810 hasta el 1 de marzo de 1813, Sos estuvo ocupado por el ejército francés. En algún momento de ese período, el destacamento francés vio una noche salir del pueblo a un mozo, sigiloso, a escondidas… Como en las historias de “elige tu propia aventura” de mi infancia, ahora puedes elegir entre tres opciones:

1.- El mozo era un pastor que salía a buscar su rebaño

2.- El mozo tenía un amor ilícito y salía a escondidas a encontrarse con su amada

3.- El mozo era un espía de los guerrilleros

El destacamento francés lo vio claro, ¡la opción 3! ¡la opción 3! Así que apresaron al mozo y le torturaron para hacerle confesar qué es lo que sabía, a quién se lo iba a contar y dónde iba a tener lugar el encuentro. El mozo, por no traicionar a su pueblo, se mordió fuerte la lengua… ¡y se la arrancó!.

Y ahora llega mi parte favorita de la historia… porque el general francés, viendo “tal muestra de arrojo y valor” decidió liberarle. Pero el mozo murió desangrado cuando iba a entrar a la villa, en el portal que desde entonces se llama “Portal del Mudo”

¡Feliz noche de ánimas!

portalmudo

PD: Parece que es imposible de manera consciente hacer lo que hizo el mozo de la leyenda. Suponemos es que al pobre le dió un ataque de epilepsia y le liberaron por miedo. Lo que está claro es que en momentos duros es importante buscar la esperanza en el ejemplo de otros, y el mozo se convirtió en todo un héroe al que se recuerda 200 años más tarde. En cuanto a qué hacía saliendo a escondidas…

En la cual casa nacimos

pal01-copia1Al visitar Sos del Rey Católico es obligado acercarse al Palacio de Sada. No sólo se encuentra allí la oficina de turismo, sino que es el lugar donde nació el ilustre personaje que da «apellido» a la villa: Fernando II de Aragón y V de Castilla, el Católico.

El palacio actual poco tiene que ver con la vivienda de 1452… para la familia Sada ¡fue como si le tocara la lotería!, mejoró notablemente su posición tras acoger a la reina Juana durante el parto, y amplió su casa hasta transformarla en todo un palacio. Por eso en la actualidad, ya que recrear la casa original era físicamente imposible, el Palacio se ha convertido en un centro de interpretación. Se visita de manera guiada, y durante aproximadamente 1 hora, las explicaciones de la guía, la información de los paneles y los audiovisuales nos acercan a la vida y época de Fernando el Católico.

¿Cómo es la visita?

fer03El recorrido comienza en la sala de cronología. Allí se nos presenta al rey y conocemos por qué nació en la villa de Sos. Explicarlo con detalle merecería otra entrada en el blog… hay matrimonios, guerras, problemas familiares, visión de futuro… parece sacado de una novela, pero la realidad supera a la ficción, y en esa sala están las copias de los documentos que demuestran sin duda que estamos en la cual casa nacimos e venimos a la luz de este mundo, en palabras del propio Fernando II de Aragón.

Subiendo a la planta principal entramos a continuación en un circuito de tres pequeños audiovisuales. Guerra en su nacimiento, guerra en su infancia y guerra en su juventud… ¡madre mía! ¡si con apenas 13 años estaba ya con la espada en mano!

pal03Las dos siguientes salas son el grueso del centro. El matrimonio con Isabel de Castilla, la organización de los reinos y los tres grandes acontecimientos del momento, es decir, la conquista de Granada (de ahí les viene el católicos), la expulsión de los judíos y el descubrimiento de América. El montaje es estupendo, pero es una época complicada y cada uno de los temas daría para todo un centro de interpretación. Es imposible con sólo ver el audiovisual una vez asimilar todo lo que se cuenta, así que tendrás que volver a Sos y verlo de nuevo 🙂

Una de las cosas que más me impacto la primera vez que visité el Palacio fue lo la bula papal falsa con la que se casaron los Reyes Católicos, ¡eso no aparecía en mis libros de historia!

El broche final de la visita es la joyita del palacio a nivel artístico, la iglesia de San Martín de Tours, convertida en la capilla privada, donde ser conservan pinturas murales del siglo XIV. Allí, el audiovisual nos hace un recorrido espectacular por la historia de Sos del Rey Católico. En 10 minutos, ¡1.000 años de historia!

pal04-copia

¿Merece la pena?

Pues como todo en la vida, depende de tus intereses. Personalmente creo que sí. ¿Qué mejor lugar que Sos del Rey Católico para conocer un poco mejor a uno de los reyes más emblemáticos de la historia? El precio es bien barato para una hora de visita, y aprender me parece una de las cosas más interesantes del viajar.

¿Pero realmente nació allí?

¡¡¡SÍ!!! Dos horas después del mediodía del 10 de marzo de 1452. Si eres un poco cabezota y tras hacer la visita aún no estás convencido, ven y hablamos 😉

Por cierto, cada año, para celebrar su cumpleaños organizamos en Sos del Rey Católico en la primera quincena de marzo las jornadas medievales el nacimiento de un rey, ¡un motivo estupendo para volver a visitarnos!

PD: Desde aquí, dar las gracias a la empresa gestora de la oficina de turismo y al Ayuntamiento de Sos del Rey Católico por el permiso para realizar y publicar fotografías del interior del Palacio de Sada

Filosofía en piedra

En el número 9 de la calle Madrigal de las Altas Torres, hace un tiempo vimos unas marcas en la puerta de filosofiaentrada… Paseando esta semana, gracias a la luz, ¡el texto se dejó leer claramente!

Cuándo se hicieron es difícil de decir, parecen contemporáneas, pero lo sorprendente y magnífico es el filosófico mensaje que encierran:

Hoy no será aquí, mañana sí
Yo se sí o no
Soy…

¡Qué ganas de saber lo que seguiría al «soy»!

(En realidad no es «hoy» sino «oi», «soi» y no «soy», y faltaría la «o» final la segunda frase)

Callejeando por Sos del Rey Católico

En el verano del 2013 se colocaron placas de forja con el nombre de las calles de Sos del Rey Católico. Al margen de otras consideraciones, hemos descubierto nombres francamente curiosos y nos han surgido una serie de reflexiones…

En las casas de la calle letra C se debe saber mucho de cachivaches, cetrería, cimas, corazón y cucharas.

calles

¿Se habrá mosqueado el sol porque la luna tiene una calle y él no y por eso nos visita poco últimamente?

Si los vecinos de la calle melancolía de Sabina necesitan un cambio de aire, en desengaño o suspiro ¡seguro que se encuentran como en casa!

Ay qué haría ese gato para que bautizarán un callejón con su nombre…

El que avisa no es traidor… ojo al andar por la calle cuidado y abrígate bien si paseas por viento

¿Los vecinos de la calle salud estaban todos sanos como un roble? ¿O es que por aquí estaba el “antiguo hospital” al que hace referencia Espoz y Mina?

Las Damas¿discriminación positiva o aversión al ajedrez y las cartas?

¿Alguien de la calle martillo me presta por favor una caja de herramientas?

Los vecinos que charlaban en el mentidero debían de tener todos una nariz muy larga

Tenemos un barrio que es un primoroso ramo hecho con ramas de pino y parra, flores de clavel y azucena

Al callejear el laberinto de Sos del Rey Católico en algún momento vas a sentirte perdido… ¡sal si puedes!

Matadragones

Como seguro sabes, el arte medieval tiene una función principalmente didáctica, enseñar las sagradas escrituras y aquello que se debe –y no se debe- hacer para alcanzar el cielo en el más allá. El papa Gregorio I lo expresó muy bien ya en el siglo VI:  la pintura puede ser para los iletrados lo mismo que la escritura para los que saben leer.

Dragón románicoDentro del arte románico es muy habitual la representación de la lucha del bien y el mal, y destacan sobremanera las luchas de guerreros contra temibles dragones. El dragón, abatido a los pies del caballero, simboliza triunfo de la fe.

Estos dragones medievales tienen en ocasiones aspecto más bien de serpiente, sin alas ni aliento de fuego, y es que la palabra latina “draco», de la que surge el término “dragón”, significa literalmente “serpiente”.

San Miguel ArcángelAunque existen otros matadragones (por ejemplo Sigurd), los más representados en nuestra zona son San Jorge y San Miguel.

La imagen del arcángel San Miguel abatiendo a un dragón se inspira en un fragmento del Apocalipsis (Hubo un gran combate en los cielos. Miguel y sus ángeles lucharon contra el Dragón), y fue algo más tarde, con el texto conocido como Leyenda dorada, cuando surgió la historia del combate de San Jorge que tan a menudo ha sido representada.

Pues bien, en Sos del Rey Católico, en la portada románica de la iglesia de San Esteban, entre las figuras situadas entre las estatuas columnas, encontramos algo escondido y descabezado a San Miguel luchando valientemente contra un dragón-serpiente. ¿Cómo saber que es el arcángel San Miguel y no San Jorge? ¡Muy sencillo! San Miguel tiene aaalas 😉

La Vaquilla – esculturas en Sos del Rey Católico

En diciembre del 2009 el Ayuntamiento de Sos del Rey Católico organizó una serie de actos para conmemorar el 25º aniversario del rodaje de La Vaquilla. Perdurable en el tiempo es el grupo de esculturas realizadas por J. Luis Fernández que sirven de homenaje al equipo de la película. En un post anterior os mostramos alguno de los escenarios del film, y ahora queremos «pasear» con vosotros por el conjunto de sillas de director distribuidas por la localidad.

plano-sillas-copia

Cada conjunto escultórico está compuesto por una silla de director (vacía excepto la de Berlanga) y una plaqueta a sus pies:

silla-la-vaquilla1.- La Vaquilla
Situada en la entrada principal de Sos, junto al jardín, dedicada «»a todas las personas e instituciones que hicieron posible el rodaje de La Vaquilla en esta Villa en 1984»

2.- Rafael Azcona (guionista)
El destino de la vaca, detonante de la historia y representación de España, queda reflejado en la descripción de la última escena de la película: «Abajo quedan, mondos y lirondos, los huesos de la vaca»

3.- Alfredo Matas (productor)
Junto al crucero situado en el Portal de Zaragoza. «Gracias a su tesón fue posible el rodaje de La Vaquilla, la película más cara del cine español hasta 1984»

4.-  Amparo Soler Leal (actriz)
En el mirador situado en el Portal de la Reina, cerca de lo que era el exterior del prostíbulo, se incluye una frase de esa escena: «Pero ¡si es un teniente!. Yo, como le había visto las estrellitas… Adelante mi teniente, usted gratis… y espero que no me denuncie» (Adela)

dialogo-plaza-del-mercado5 y 6.-  Juanjo Puigcorbé (actor) y Violeta Cela (actriz)
En la plaza del mercado, donde se encontraba la casa de Guadalupe, estas dos sillas recrean parte del diálogo que mantienen los dos personajes justo antes de la corrida de toros.
«Que no, que lo empapelo… primero lo empapelo…» (Alfredo)
«Piensa lo que quieras… Pero si no dejas que se vaya, ni yo me subo al caballo, ni pido la llave, ni te vuelvo a ver en mi vida. ¿Has oído?»  (Guadalupe)

7 y 8.- José Sacristán (actor) Alfredo Landa (actor)
En el mirador que hay bajando desde el castillo a la iglesia encontramos el grupo de sillas más numeroso. Estas dos recrean el momento posterior al encierro, el baño en el río, rodado en las inmediaciones del Puente de Uncastillo
«No digas ¡Por Dios!… ¡que somos rojos!» (Teniente Broseta)
«¿Has visto, Teniente? Aquí, en pelota, ni enemigos ni nada… hasta te invitan a desayunar» (Sargento Castro)

mariano9.- Guillermo Montesinos (actor)
Refleja la escena en que Mariano les hace desviarse del camino para visitar los campos de su suegro, hecho por el que el Teniente Broseta le rapa el pelo: «¡La viña!, se han cargado la huerta de mi suegro, me cago en la madre que los echó!… Ha sido la artillería… ¡La nuestra, ha sido la nuestra… Hijos de puta!» (Mariano)

10.- Santiago Ramos (actor)
Ni en el corral, ni en la plaza de toros, ni en tierra de nadie… «Joder, qué suerte… ¡Se ha muerto! ¡Que conste que yo iba a hacer la faena! ¡Pero se ha muerto!» (Limeño)

11 y 12.- Agustín González (actor) Adolfo Marsillach (actor)
En la subida al castillo, junto a la puerta lateral de la iglesia de San Esteban, encontramos estas dos sillas que representan un fragmento de la conversación que mantienen los personajes cuando suben a la espadaña de la iglesia para que el marqués pueda ver la parte de sus tierras que se encuentra en zona republicana:
«¿Todo bien, Marqués?» (Comandante)
«Pues si, señor comandante, sin que yo quiera enmendarle la plana a nadie y menos a ustedes los militares, Dios me libre, yo creo que esta guerra está durando demasiado» (el marqués)

berlanga13.- Luis García Berlanga (director)
En la plazoleta situada entre la subida al castillo y el túnel de la cripta (iglesia de San Esteban), encontramos la única silla ocupada, la dedicada al genial director Luis García Berlanga: «Yo las únicas trincheras que creo que deben existir son entre el hombre y la mujer» (L. G. Berlanga, 1984)

Y así termina nuestro paseo por este conjunto de esculturas urbanas que recuerdan cómo en el verano de 1984 las calles de Sos del Rey Católico se convirtieron en el set de rodaje de una de las películas más emblemáticas de nuestro cine: La Vaquilla.