Imágenes descolocadas

En las paredes laterales de la entrada a la iglesia de San Esteban (Sos del Rey Católico) encontramos tres piezas talladas que parecen estar fuera de lugar, ¡y es que lo están! Tanto el pórtico, como la puerta adintelada, como el último tramo de la cripta son ampliaciones que se hicieron en el siglo XVI. Cuando se construye la iglesia, en el siglo XII, la entrada sería similar a la de la iglesia de Santa María la Real de Sangüesa. ¿No lo visualizas?

reconstruccion-portada

Te ahorro buscar las diferencias… ha desaparecido la puerta adintelada renacentista, el remate superior es una cornisa con canecillos, y dos columnas enmarcan la portada. En esas columnas es donde parece que estarían las 3 piezas (¿tal vez más?) que actualmente vemos reutilizadas en los muros construídos en el siglo XVI.

Hoy vamos a presentaros las dos piezas situadas a mano derecha. En la superior vemos tres mujeres cubiertas de velo, cada una de ellas con un frasco en la mano. ¿Quienes son? María Magdalena, María (madre de Santiago) y Juana o Salomé. La identidad de las tres mujeres varía según los evangelistas, y comunmente se las conoce como “las tres marías”. Esta imagen hace referencia a la resurección de Cristo. Por si –como yo- andas un poco justo de historia bíblica, te lo cuento con más palabras…

L2-mariasEn el siglo I, los judíos enterraban a los muertos generalmente el mismo día en que morían. Los parientes y amigos lavaban el cuerpo, lo ungían con aceite y especias aromáticas, para luego envolverlo con telas y sepultarlo en tumbas labradas en roca. Una vez se desomponía la carne, los huesos se recogían y guardaban en urnas (osarios).

Pero Jesús muere en la cruz unas tres horas antes del sábado. Y en sábado, día de descanso, estaba prohibido hacer diversas actividades, entre ellas, los preparativos funerarios. Por eso, al morir Jesús su cuerpo se coloca en el sepulcro, pero sin realizar el resto de los ritos.

Ya el domingo, algunas discípulas de Jesús se acercan al sepulcro para lavar y ungir el cuerpo con aceites (es lo que llevan en los frasquitos), y al llegar descubren la tumba vacía. Cristo ha resucitado. A la derecha hay otra figura, totalmente desgastada, ¿podría ser el ángel que les anuncia la resurección? Quien sabe…

L3La pieza inferior está más deteriorada, por lo que saber exactamente lo que representa es difícil. A riesgo de equivocarme, creo que también hace referencia a la Pasión (¿descendimiento? ¿resurección?). ¿Qué vemos? En el centro un hombre con túnica (le falta la cabeza) en una postura un tanto extraña. A la izquierda, una mujer con velo. Entre la mujer y la figura central podría haber uno o dos personajes más. Sobre ella, un ángel en la esquina del que sólo conservamos la cabeza (con cabello rizado). A la derecha parece que hubo más figuras, irreconocibles por el deterioro de la piedra. ¿Alguien se anima a concretar más?

Biblia tallada en piedra

La estética, el mensaje… el arte refleja en cierta medida la cultura y época que lo crea. Así, el arte medieval tiene una función esencialmente didáctica. Lo expresó muy bien el papa Gregorio I (s. VI): el arte debe ser para los iletrados lo mismo que la escritura para los que saben leer. De esta manera, las portadas románicas y góticas son auténticos libros en piedra. Nos hablan de lo que se debía hacer –y en especial, de lo que no se debía hacer- para alcanzar el cielo. La biblia y vidas de los santos eran los espejos de las “actitudes recomendables”.

Encontramos varias escenas bíblicas en la portada de la iglesia de San Esteban (seguro que hay más de las que tenemos detectadas). Hoy vamos a presentaros dos de ellas, situadas en la aquivolta central, las dovelas 3 y 4 empezando a contar desde la izquierda.

Lo representado en la cuarta pieza es muy sencillo de reconocer, aunque tal vez no tan sencillo de ver:

huida-egipto¿Qué representa? ¡Muy bien! La huida a Egipto, el momento en que la Sagrada Familia (tras la visita de los Reyes Magos), marcha de Belén al comunicarle un ángel a José que Herodes busca al niño para matarlo. Fijaros, me encanta la actitud protectora del ángel posando las manos sobre José y el burro.

anunciacionEn la imagen que está en la dovela inferior vemos una mujer (sin cabeza) en el centro, con un ángel a su derecha. El ángel levanta la mano derecha, símbolo de saludo, respeto, y que indica además la verdad del mensaje que va a anuncia. ¿Qué mensaje? Que espera un hijo de Dios. Y es que la escena parece ser la Anunciación.

A la izquierda de la Virgen María, equilibrando la escena esculpida, encontramos dos figuras. La de abajo parecer ser un perro (símbolo de fidelidad). El desgaste de la superior nos hace dudar hasta de si se trata de un animal o una persona (a un escala menor)

Torre del homenaje

Si nos sigues en medios sociales, ya sabrás que estamos muy implicados en el proyecto que la Asociación de Amigos de la Feria planea para este año: cubrir con cuadraditos de ganchillo la torre del castillo.

Uno de los objetivos de las labores de urban knitting es ayudarnos a percibir de otra manera aquello que nos rodea, obligarnos a fijarnos en elementos que por ser cotidianos dejamos de admirar y apreciar. Así que, ¿te apetece conocer un poco mejor la torre del homenaje de Sos del Rey Católico? ¡Sigue leyendo!

torre01Como ya os hemos contado en alguna ocasión, el origen del Sos que conocemos lo encontramos en lo alto de la Peña Feliciana, en el castillo que el reino de Pamplona construyó en el siglo X dentro de la línea defensiva frente al Islam. En aquel momento primaba la rapidez, así que ¡el primer castillo fue de madera!. Como el asentamiento perduraba, se fue sustituyendo la madera por la piedra. Sabemos que así fue en el siglo XII, en tiempos de Ramiro II el Monje, quando Iordan faciebat illum castellum in Feliziana. Aunque yo no lo tengo del todo claro, la tradición señala que la marca que vemos en una de las piedras de la cara oeste, es la marca del maestro Jordán.

Sería magnífico poder tener una máquina del tiempo para asomarnos y ver cómo era ese castillo, ya que en la actualidad, poco más que la torre del homenaje nos queda en pie. La planta de esa torre es muy pequeña, unos 12 m2 en el interior, por lo que probablemente tendríamos que imaginarnos una torre de vigilancia más que de vivienda.

¿De quién era el castillo de Sos? ¡Del rey! Siendo una plaza fronteriza clave durante toda la Edad Media (primero frente al Islam y luego entre los reinos de Aragón y Navarra), el castillo pertenecía al rey, quien dejaba a su cargo a un “tenente”.

torre02

Y esto fue así en el caso de Sos hasta mediados del siglo XV. En esa época, fue el concejo de la villa quien pasó a hacerse cargo del castillo. Sabemos que en 1448 el justicia y los jurados “contratan” a Juan Ferrero para guardar el castillo, a cambio de 170 sueldos anuales, ¡menudo jornal! El Concejo utilizó el recinto como almacén, allí parece que estuvo el archivo municipal… todo fue destruido con el paso del tiempo y durante la Guerra de la Independencia.

¿Todo? ¡No! En 1482 el Concejo invirtió 500 sueldos (¡un dineral!) en fabricar un reloj que se colocaría en la torre del homenaje. El encargado de realizarlo fue Rodrigo, de Olite. Aunque el mecanismo no es el mismo, aquella campana sigue marcando el transcurso del tiempo en Sos del Rey Católico.

Uróboros

En el último post que dedicamos a la iglesia de San Esteban os hablamos de cómo el mismo elemento puede simbolizar cosas algo distintas según el contexto. También ocurre que con el paso del tiempo un símbolo puede cambiar su valor. ¿Alguien con ofidiofobia (pánico a las serpientes)? Mejor no sigas leyendo.

San Miguel ArcángelEn la antigüedad, la serpiente fue una representación de la Madre Tierra, símbolo de la fertilidad y fecundidad, asociada a la salud y a los héroes. ¿Y qué ocurre en la Edad Media? ¡pasa a simbolizar algo totalmente diferente! La serpiente/dragón de pronto representa el mal o se utiliza como símbolo y castigo de la lujuria. Así la vemos enfrentada a San Miguel o mordiendo los pechos de mujeres desnudas.

Una pena. Y es que personalmente me gustan las serpientes (será porque de peque tuvimos una pitón como mascota en casa) y me encantan los dragones (de eso no hemos tenido). Por eso, me alivia ver cómo hay una serpiente/dragón que logra evitar esas connotaciones negativas: aquella que muerde su propia cola formando con su cuerpo una forma circular. A este símbolo se le llama uróboros (u ouroboros), palabra que deriva del griego y que literalmente significaría “comer cola”.

serpientesEs un símbolo arquetípico, utilizado por multitud de culturas. Algunos ejemplos: La representación más antigua parece ser la que se encuentra en el contenedor de los sarcófagos de Tutankamon, una forma de la serpiente Mehen, que protege la barca solar de Ra. En alguna ocasión se representa así a Quetzalcóalt, y es un símbolo habitual en las edades media y moderna, en especial en libros de alquimia.

Al empezar a rastrear imágenes medievales del uróboros pensé que iba a encontrar muchos ejemplos en escultura. O si no muchos, al menos unos cuantos, los suficientes para poder compararlos con una de las imágenes que te tenemos en la portada románica de la iglesia de San Esteban de Sos del Rey Católico. Dos uróboros entrelazados decoran un canecillo de la iglesia de San Lorenzo (Vallejo de Mena, Burgos), y varias serpientes también entrelazadas están talladas en un capitel en la iglesia de Saint-Ètienne (¡San Esteban!) de Caen. En este caso son interpretadas como Jörmundgander, la serpiente que según la mitología nórdica rodea del mundo*.

uroboros

Poco se parecen estas imágenes la que encontramos en Sos… En la zona central de la arquivolta exterior tenemos esta preciosa serpiente (con patita) que muerde su propia cola, formando un círculo con su cuerpo. Eternidad, infinito, unión de todas las cosas, ciclo eterno de la naturaleza (morir/renacer)… eso es lo que representa el uróboros.

En nuestro caso además es relevante el lugar en el que se encuentra. Manuel Guerra** indica cómo en las portadas románicas suele haber un eje vertical que parte desde el Cristo del centro del tímpano y que a través de las piezas clave de las arquivoltas se va elevando el tema divino. En la última arquivolta de la portada de San Esteban no hay una clave, pues son 26 las dovelas que la forman. Pero el uróboros, representación del ciclo infinito, es una de las centrales, la número 14 desde la izquierda.

*Fuente de las imágenes: detalle del sarcófago, cosmicktraveler.wordpress.com / Quetzalcóalt en Xochicalco, unchartedruins.blogspot.com.es / Codex Parisinus graecus 2327 (año 1478), Wikipedia / lámina del libro de alquimia Pandora editado por Hieronymus Reusner (1588), gnosis.art.pl / canecillo de Vallejo de Mena, foto de Javier Gómez publicada en la página de Facebook de Merindades y Valles de la Cantabria Burgalesa / capitel de San Esteban de Caen, notedlife.com
** Manuel Guerra: Simbología románica: el cristianismo y otras religiones en el arte románico. Madrid: Fundación universitaria española, 1986

Sapos y culebras. Lujuria y maternidad

Es curioso como a veces el mismo símbolo puede significar cosas diferentes según el contexto. Un ejemplo sencillo y común: en una partitura # nos indica un sostenido, en redes sociales sin embargo hace referencia a una etiqueta.

Pero si hay una época en la que los símbolos son ambivalentes, esa es la Edad Media. Además, nuestros esquemas mentales actuales son tan distintos que la interpretación es complicada y en ocasiones la bibliografía genera más dudas que respuestas. ¿A que te ha desconcertado el título del post? Vayamos al lío…

Empezamos por la lujuria, uno de los pecados más representados en el arte románico, bien a través de personas ligeras de ropa (o en actitudes “eroticofestivas”), bien a través de animales. Una de las imágenes bastante típica para representar la lujuria es una mujer desnuda a la que sapos y culebras le muerden pechos o pubis, manera en la que serían castigadas. En la portada de San Esteban encontramos esta representación de la lascivia en una de las piezas situadas entre las estatuas columnas de la zona derecha.

lujuria

Volvemos a encontrarnos esta imagen en la dovela de arranque izquierdo de la arquivolta central, pero con un simbolismo distinto: es una crítica a las mujeres que abandonan a sus hijos y no los amamantan.

El que se represente así a las “malas madres” queda especialmente definido en la visión de San Alberico di Montecassino (1130 aprox.): Dos serpientes mordían las mamas de cada una de ellas… estas mujeres eran aquéllas que habían rehusado dar de beber de sus pechos a los huérfanos y bebés sin madre o que debiendo amamantarlos no lo hacían.

¿Y por qué en este caso el mensaje es distinto? Porque la mujer con serpiente en su pecho no está sola en la escena. A su derecha hay un animal indeterminado (¿mamífero, que amamanta a sus crías?), y a su izquierda, algo escondida y deteriorada, una mujer amamantando a su hijo.

C01

C20Y también parece que haría referencia a la idea de “buena madre” la primera dovela de la misma arquivolta, pero a la derecha (¡viva la simetría!). He de deciros que me he atascado rastreando, y lo lamento, pues seguro que las tres figuras que forman la escena esconden un mensaje más completo. Si alguien puede aportar algo más en los comentarios, ¡será fabuloso!

¿Qué tenemos en esa dovela? En el centro, un guerrero con cota de malla y escudo (no se conservan, pero imagino que además con espada y casco) que parece enfrentarse al león situado a su derecha para proteger a la mujer amamantando que está a su izquierda.

C20-detalleEl trabajo de la cota, la melena del león, el detalle de la madre y el niño… está claro que la portada románica de la iglesia de San Esteban fue espectacular, una factura de primer orden. Lástima el deterioro provocado por el clima y paso del tiempo… pero no desisto, poco a poco seguiremos desentrañándola 😉

Arcos

“¿Cuántas puertas y ventanas habrá en Sos del Rey Católico? “
A veces se me ocurren preguntas un tanto curiosas, lo sé. No me veo capaz de salir a contarlas, pero todas tienen algo en común: son los vanos que comunican el interior y el exterior de las casas, por donde asomarse, por donde entrar, lo que cerrar para resguardarse.

Abrir un agujero en un muro (¡y más en estos muros de robusta piedra!) requiere su técnica. Para repartir el peso que soporta la parte superior de la abertura, a lo largo de los siglos se han ido encontrando diversas soluciones. La mayoría de las ventanas, y parte de las puertas de Sos tienen un remate adintelado, es decir, horizontal, formado por una o más piezas. Por ejemplo, la puerta que da acceso a Ruta del Tiempo desde el soportal de la Plaza de la Villa.

Pero al callejear, si nos fijamos, vamos a ir encontrando arcos de distintos tipos. ¡Y no sólo en puertas y ventanas! ¿Te apetece aprender un poco de arquitectura?

Estos son algunos de los tipos de arcos:

tipos de arcos copiaY ahora, fotografías de algunos de los arcos que encontramos en Sos del Rey Católico

arcos-en-sos¿Sabrías decir qué tipo de arco es cada uno de ellos? Solución: (el texto está en blanco, selecciónalo para poder leerlo 😉 )

1 Ventana geminada con arcos apuntados en la C/ Ejército Español
2 Arco peraltado en la puerta de la Torre del Homenaje
3 Ventana geminada con arcos trilobulados en el Portal de Zaragoza
4 Arco rebajado en la puerta de una casa de la C/ Gil de Jaz, a la altura de la Plaza de Madrigal de las Altas Torres
5 La puerta del Ayuntamiento tiene un arco de medio punto
6 Ventana geminada con arcos apuntados ¿dónde estará? 😉
7 Arco de medio punto (¿o ligeramente peraltado?) en la calle del Mudo
8 Arcos peraltados sustentan el túnel de la cripta
9 Puerta y ventanuco con arco rebajado en la C/ Mariano Jaúregui
10 Arco de herradura en las ventanas de la torre campanario de la iglesia del colegio Isidoro Gil de Jaz
11 Ventana con arco de medio punto en la C/ Muro

12 Ventana geminada con arcos conopiales en la C/ Fernando el Católico

 

Marcas y medidas

Voy a contar y a aventurar una explicación a algo que me ronda la cabeza desde la última vez que fui a Jaca. Vamos por partes…

Como igual sabes, en la fachada sur de la catedral está grabada la longitud de la vara aragonesa, en el soportal llamado “lonja chica” para diferenciarlo de la lonja principal. Pero además de las medidas de longitud, hay dos preciosas marcas talladas: una b gótica y una cruz patriacal (emblema del escudo de Jaca).

vara-jaca

 

Sabrás si conoces Sos del Rey Católico, que aquí tenemos también dos espacios donde se realizaba el mercado en la Edad Media, la lonja y el soportal de la plaza de la villa, ¿verdad? (en un rato volveremos sobre ello)

lugares-mercado

 

Recordarás si nos lees, que en Sos (como en otros lugares) existía la figura del Almutazaf, el oficial del mercado encargado entre otras cosas de vigilar los pesos y las medidas. Y sabemos que ya te has fijado en la medida de la vara aragonesa que también tenemos grabada en el soportal.

Pero posiblemente no hayas caído en que no sólo se comprobaban medidas de longitud. Había pesos y medidas oficiales de la villa, que era las que tenía el oficial y que al finalizar el tiempo de su cargo debía devolver al concejo para que fueran entregados al nuevo almutazaf. En un documento de 1484 se recoge el inventario de  los pesos y medidas que Eximen Chorrino (oficial del pasado año) entrega, y que pasan a manos de los nuevos almutazafes, Sancho Guerrero y Martin Pintano.

Y probablemente te suenen a chino los utensilios que entrega el oficial saliente:

-1 fanega (medida de capacidad para granos, en Zaragoza equivalía a 22,42 litros)
-1 cuartal (1/3 de una fanega)
-1 almud (1/4 de cuartal)
-1/2 cántaro cobre (medida de capacidad para vino, 9,91 litros)
-Unas balanzas
-Un marco en el que hay 7 piezas, del que faltan la más grande y la más pequeña
-Un sello de hierro para marcar las medidas

Fanega y cuartal realizados por tallerdeboj

-Un condo de hierro (platillo de balanza)
-2 piezas de 3 libras (una libra equivale a 16 onzas, y en Zaragoza tenía un peso de 350 gramos)
-3 piezas de una libra
-1 pieza de 6 onzas
-2 piezas de 6 onzas
-1 pieza de 2 onzas
-1 pieza de 1 onza
-1 pieza de ½ onza

 

Como habíamos anunciado, volvemos a los lugares de mercado de Sos del Rey Católico… y es que difícilmente te habrás fijado en las marcas, similares a las de Jaca, que encontramos en ellos grabadas. Las de la lonja están bien visibles, en la clave del arco que da acceso al soportal, encontramos una s y una flor de cuatro pétalos bajo el escudo con las siglas «IHS». La del soportal de la plaza se encuentra un poquito más escondida… en el lugar donde se unen los dos arcos interiores, en la cara contraria a donde encontramos la hendidura de la vara, volvemos a encontrar grabada la flor de cuatro pétalos.

marcas mercado

¿Adónde queremos llegar? Te preguntarás. Pues bien, lo lógico es deducir que los patrones oficiales de la villa debían estar marcados de alguna manera, más aún cuando entre los utensilios encontramos un “sello de hierro para marcar las medidas”.

Sin una descripción del sello ni haber llegado hasta nosotros los patrones oficiales es imposible confirmarlo al 100%, pero ¿no sería lo más probable que esa pequeña flor que encontramos en la lonja y el soportal fuera la señal con la que se marcaban los patrones oficiales de medidas? Cuantas más vueltas le doy (y le llevo dando vueltas un buen tiempo), ¡más claro lo veo!

¡Feliz camino!

Un legado de fe, de perdón y de cobijo; un adiós y un saludo; un conjuro contra todos los males, desde las tormentas hasta la brujería* ¿Aún no lo has adivinado? En este post, hablamos de cruceros.

Si aún hoy en día hay personas que se santiguan al moncrucero-partestarse en un autobús para emprender un viaje, imagina la incertidumbre y tensión que podían suponer los desplazamientos hace siglos… A finales de la Edad Media y durante la Edad Moderna era difícil emprender un viaje sin encontrar por el camino, en las encrucijadas o en los límites de los municipios, cruces que serían punto de encuentro, señales que ayudaban a reconocer el terreno, y lugares idóneos donde descansar o agradecer que el viaje hubiera terminado sin contratiempos.

Similares a los cruceros encontraríamos además peirones, que incluían una hornacina en la que se cobijaba la figura de un santo. Y mala señal (¿o tal vez buena como ejemplo de justicia? quien sabe) si al llegar a un lugar en la entrada veíamos un reo expuesto al escarnio público en una picota.

¡No temas! Ni cabezas de ajusticiados ni reos anclados encontrarás al llegar a Sos del Rey Católico, pero sí te darán la bienvenida tres cruceros ¡aunque ninguno de ellos está en su lugar original!

El menocrucerovalentunanas visible de todos es el que se encuentra junto al Portal de Jaca, que se encontraba en el camino a Valentuñana y Navardún, en una partida llamada “de Portillas”. Está dedicado a San Juan, cuya figura encontramos en el fuste octogonal. El artista no debía confiar mucho en el ojo o conocimientos de quien se lo encontrara, de manera que para que no hubiera duda de la abvocación colocó al santo escribiendo (los evangelios), a sus pies talló un águila, y por si acaso, abajo grabó JOAN.

Si nos fijamos en la grada (moderna, al igual que la cruz que lo remata), veremos en 3 de sus esquinas lo que bien pudieran ser basas de otros tantos cruceros.

crucero-zaragozaJunto al Portal de Zaragoza nos da la bienvenida a la villa un crucero que originalmente se encontraba junto al cementerio viejo. De esbelto fuste acanalado, rematado por una cruz de forja (seguramente posterior), se asienta en una basa decorada cuyo estilo parece permitirlos datarlo en el siglo XVI.

La mayoría de cruceros, peirones o humilladeros eran edificados por personas o familias concretas, como forma de agradecimiento o afán de colaborar en la señalización de caminos. Y así llegamos al tercer crucero de Sos, el que se encuentra junto al Portal de la Reina, que fue mandado hacer por Pero Guerrero (Pero Guerrero me fizo fazer). En origen estaba junto al cementerio nuevo, y es único que tiene (o conserva) capitel. El análisis de las figuras del capitel lo dejamos para otro post 😉

peroguerrero

*Palabras de Fernando Videgáin Agós en su publicación sobre cruceros de Navarra.

¿Quién es Mina?

En el Portal de la Reina, en las dovelas de la puerta que está bajo el matacán, encontramos dos inscripciones ¡escritas en francés!. Aunque tienen algún error ortográfico y gramatical, podemos traducirlas al castellano… A la izquierda, tras un pequeño texto ilegible está el año 1812, y en la dovela inferior, mierda para los voluntarios de Mina. A la derecha, veneno para Mina.

inscripciones

Y ahora, la inevitable pregunta es “¿quién es Mina?

Francisco Xavier Mina nació tal día como hoy, en 1789, y es un personaje clave para la Guerra de la Independencia en esta zona. Desde que empezara a organizar la guerrilla en agosto de 1809 hasta que fuera apresado a finales de marzo de 1810, con apenas 3.000 hombres puso en jaque a los 30.000 del regimiento francés en Navarra. Ahí es nada.

Las “gatadas” del guerrillero y sus voluntarios trajeron de cabeza a los hombres de Napoleón, ¡precisamente buscándole tomaron la villa de Sos en enero de 1810! Anécdotas hay un montón, recogidas en libros y transmitidas oralmente… aunque no tengo demasiado claro que sea cierta, me encanta la que dice que el regimiento francés de Sos hubo de ir unas semanas en calzones porque los guerrilleros habían interceptado en la zona de Sangüesa el cargamento donde les llegaban los uniformes.

¿Pero qué paso tras la captura de Mina? ¿se acabo la guerrilla? ¡NO! Paso a ser capitaneada por su tío, Francisco Espoz y Mina (“el general Mina”), quien liberó Sos del Rey Católico en el año 1813. Pero eso será en otro post… 😉

Lo que está claro es que –estuvieran en calzones o con uniforme- los franceses, en especial el que (imagino que durante una guardia aburrida) dejó grabados los textos del Portal de la Reina, estaban hasta el moño de los Mina y sus voluntarios.

frances01

Nota a modo de bonus track: Si sigues este blog ya sabrás que durante una década estuvimos realizando visitas guiadas por Sos del Rey Católico… Pues bien, mientras que la inscripción de la izquierda ya estaba descifrada, no había manera de averiguar qué ponía en la de la derecha, así que al explicar esa parada, cuando la luz nos acompañaba, la señalaba diciendo que no habíamos logrado leerla, e invitaba a los visitantes a que lo intentaran… y de pronto, un día, ¡una mujer del grupo la leyó! Desde aquí, mil gracias a esa persona anónima que nos ayudó a conocer un poco más de la historia de Sos.

¡Feliz día del libro!

La última edición del diccionario de la RAE cuenta con más de 93.000 entradas, miles de palabras fruto de la agrupación afortunada de las letras el abecedario (que, por cierto, aunque en mi época eran 28, ahora son 27… la “ll” no es una letra, Plutón no es un planeta…). Esas palabras, en manos-lápices-teclados apropiados, se convierten en millones de historias inolvidables, crean lugares, situaciones y personajes que nos acompañarán para siempre una vez los hayamos conocido.

Sin por ello restar mérito a los autores que combinan las palabras, ni a las palabras en sí mismas, quiero dedicar esta entrada a las letras del abecedario. Las conocimos en los libros y cuadernos del colegio, pero son capaces de estar en mil y un sitios a la vez. Aquí tienes el abecedario de Sos del Rey Católico…

abecedario

La A es una marca de cantería en las ampliaciones del siglo XIV del túnel de la iglesia de San Esteban; B en los carteles que señalan los distintos barrios de Sos del Rey Católico; C de los azulejos que tienen algunas casas con el número de la misma (¿por qué la mía es la 99?); aquí tenemos dos en una, D/E en la inscripción en francés que está en el Portal de la Reina; la F de Fernando el Católico, en la placa conmemorativa que hay en el Palacio de Sada; G en uno de los grafitis realizados como atrezo para el rodaje de La Vaquilla; una preciosa H gótica en la inscripción del eclipse en el soportal de la plaza; I en el barrio judío; J de una se las frases grabadas en el XVI en la fachada del Ayuntamiento; la K vuelve a ser una marca de cantería, en los ábsides de San Esteban; L de Luis García Berlanga, quien en el verano del 84 rodó en Sos del Rey Católico la Vaquilla; la LL (vale, ya se que no es una letra…) la encontramos en el antiguo buzón situado en el soportal de la plaza; M del cartel de forja que anuncia la Tienda-Museo 😉 ; la N estaba cansadita, y nos aparece en el suelo, en el empedrado de la calle Larraldía; la original Ñ marca el año de una casa de la Plaza de la Sartén; esta O es poco conocida, está en el crucero situado junto al Portal de la Reina; la P de Palacio de Sada, casa natal de Fernando el Católico; de nuevo la Q en la fachada de la casa de la villa; la R más escondida de Sos está en el texto situado con el escudo de Sos en el alero del Ayuntamiento; S hay muchas por Sos, ¡en todas las tapas de alcantarillas!; T también hay unas cuantas, pero nos quedamos con la de la inscripción al final del túnel de la cripta; la U está en el interior de la biblioteca, en uno de los grafitis del suelo de la época de la guerra civil; V de medieval, la palabra que mejor define Sos del Rey Católico; la W ha sido complicada, pero la hemos encontrado leyendo a Oscar Wilde en el patio de Ruta del Tiempo; esta X ayuda a presentar a una de las estatuas columnas de la portada románica de San Esteban; y la Z se la dedicamos a Isidoro Gil de Jaz, personaje ilustrado que creó una fundación que aún hoy sigue trabajando por el beneficio de la villa de Sos.